Autor

¡Hola!

Soy María y soy Musicoterapeuta.mg

La música es mi instrumento o, más bien, yo le sirvo de instrumento a ella para llegar a vosotros, a ellos, a todos.

La música que más me gusta no es la que se lee o la que se percibe con los oídos; sino la que se escucha con la mirada, se palpa con el espíritu y se siente con el alma. Ésa que se esconde tras las palabras, los silencios, los colores o las emociones.

Si usamos la música para evocar sensaciones, ambientes, estados de ánimo, colores, etc. ¿por qué no podemos usar los paisajes, los sabores, las texturas, los gestos, los sentimientos o los silencios para encontrar la música?

Desde esta perspectiva la existencia se torna musical. Hay melodías en el viento, en la visión de un paisaje o en la palabra pronunciada; armonía en los sentimientos, en los sabores de una comida, o en el movimiento de los planetas; silencios en las muertes, las depresiones, o las pausas; ritmo en el transcurso de las estaciones, en la respiración, en tus pasos al caminar por la vida…

La música nos rodea, nos invade y nos conforma. Somos seres musicales teniendo continuas experiencias sonoras en una existencia temporal.

Probablemente con lo que acabas de leer puedas tener una idea más certera de quién soy que con una escueta retaíla de los títulos que haya podido acumular a lo largo de mi vida. No obstante, para satisfacción de curiosidades acuciantes enumeraré mi pequeña colección de diplomas:
Diplomada en Magisterio Educación Infantil por la Universidad Autónoma de Madrid.
Graduada en Pedagogía Waldorf por la Universidad La Salle de Madrid.
Graduada en Musicoterapia Antroposófica por el Musiktherapeutische Arbeitsstätte de Berlín.

Actualmente trabajo como musicoterapeuta en el hospital antroposófico “Gemeinschaftskrankenhaus Havelhöhe” de Berlín y colaboro con la funeraria antroposófica “Angela Fournes Bestattung und Wegbegleitung” como asistente de director de funeraria.

Anuncios

Entradas recientes

Nuestro motor de desarrollo

Casi constantemente y sin saberlo, nuestros pacientes (y sus necesidades) nos llevan a situaciones que nos exigen superarnos como profesionales y como personas. Nos plantean enigmas que nos obligan a salir de nuestra zona inicial de confort, hacia el abismo de lo desconocido. Por suerte somos de naturaleza aventurera y tras un primer segundo (o dos) de pánico inicial, asumimos los retos que nos plantea el día a día de manera constructiva y entusiasta. ¡Ojo! que esto dicho así, alegremente, puede parecer tarea fácil, pero nada más allá. Lo que aquí os planteo es un ejercicio de confianza en toda regla: confianza en uno mismo, en la persona que tienes delante y en el cosmos, destino, energía o ser superior en el que creas. En otras palabras, encarar la vida de la manera que os propongo, supone un acto de fe en sí mismo.

Sigue leyendo→

  1. La enfermedad, un secreto de herencia familiar. Deja un comentario
  2. La otra vida. Deja un comentario
  3. Navidad Deja un comentario
  4. La Música Deja un comentario
  5. La Estación 5 (Paliativos) Deja un comentario
  6. Ahora, él es Mundo Deja un comentario