Nuestro motor de desarrollo

Casi constantemente y sin saberlo, nuestros pacientes (y sus necesidades) nos llevan a situaciones que nos exigen superarnos como profesionales y como personas. Nos plantean enigmas que nos obligan a salir de nuestra zona inicial de confort, hacia el abismo de lo desconocido. Por suerte somos de naturaleza aventurera y tras un primer segundo (o dos) de pánico inicial, asumimos los retos que nos plantea el día a día de manera constructiva y entusiasta. ¡Ojo! que esto dicho así, alegremente, puede parecer tarea fácil, pero nada más allá. Lo que aquí os planteo es un ejercicio de confianza en toda regla: confianza en uno mismo, en la persona que tienes delante y en el cosmos, destino, energía o ser superior en el que creas. En otras palabras, encarar la vida de la manera que os propongo, supone un acto de fe en sí mismo.

Sigue leyendo→

Anuncios

La Estación 5 (Paliativos)

En la estación 5,
las paredes cuentan historias.
Historias de vida y muerte,
de superación y de gloria.
De nostalgia y nuevos propósitos,
de lágrimas y de sonrisas.
Las paredes cuentan historias;
historias que trae la brisa.

Descubre la Estación 5

paliativos

La importancia de mirar a los ojos.

En el transcurso del día a día son muchas las personas a las que acompaño. A algunos con música, a otros con palabras, a unos pocos con silencio pero a todos y cada uno de ellos, les acompaño con la mirada.

Para mí el camino terapéutico no ha hecho más que comenzar, pero me bastó sólo con poner los pies en el sendero para darme cuenta de que aquello se trataba de personas. Ya nunca más estaría tratando con textos, con máquinas o con pensamientos, sino con algo vivo, incandescente de historias, experiencias, recuerdos y sentimientos.

Sigue leyendo y accede al mundo que hay detrás de los ojos →

1460186_1418001558429830_857075837_n

Rrrrrrrrrrrrrrrrr ronronea el silencio

Aquellos que seguís La Barquita de madera más de cerca habréis notado un trasiego inusual durante las dos últimas semanas… la no actividad.

Que no haya movimiento no significa que no ocurra nada; igual que el hecho de que haya silencio no implica que no haya música. Los musicoterapeutas sabemos esto muy bien y hemos aprendido a hacer del silencio nuestro maestro, nuestro compañero y nuestro aliado. Conocemos la ferviente ebullición que se esconde tras una pausa; la potente vibración que alberga la quietud; la inconmensurable sonoridad de unos labios cerrados. Sabemos que son en esos momentos de silencio en los que trabajamos para reponernos, reequilibrarnos, reordenarnos, rehacernos o renacer. Resulta interesante pensar que todas estas acciones implican un volver a hacer, un partir de algo ya adquirido para reconstruir a partir de ello. Ese es, precisamente, el carácter que tiene la “r”.

Adéntrate en el mundo del silencio →

El silencio está cantando

Todas las habitaciones o cuartos de terapia son diferentes; como diferentes son sus terapeutas. Las hay grandes, pequeñas y diminutas; luminosas y oscuras; extrovertidas y enigmáticas; estudiadas e improvisadas… pero todas guardan algo común: la magia que las habita.

Entra en una habitación de musicoterapia → 

Alma musical

Cita

imagesCACE3KK3“Cuando el hombre vive en el elemento musical, vive en un reflejo de su patria espiritual. En ese reflejo el alma encuentra la más íntima relación con el elemento primordial del hombre. Por eso la música influye tan profundamente en el alma; porque siente el eco de lo que ha experimentado en el Debachán. Se siente en su propia patria”.

                                                R. Steiner.