Navidad

Durante las últimas semanas, la Navidad ha ido invadiendo, sigilosa y delicada, el hospital. De esa misma manera, ha ido invadiéndome a mí misma. De pronto, me encontré, divertida, recorriendo habitaciones, pasillos y estaciones en su búsqueda, dejándome inspirar por la belleza de formas y colores, que luego transformaría en música.
Aquí os dejo una muestra de aquella inspiración.

IMG_3431 Déjate inspirar por la navidad→

Anuncios

La Estación 5 (Paliativos)

En la estación 5,
las paredes cuentan historias.
Historias de vida y muerte,
de superación y de gloria.
De nostalgia y nuevos propósitos,
de lágrimas y de sonrisas.
Las paredes cuentan historias;
historias que trae la brisa.

Descubre la Estación 5

paliativos

“Hospicio. Al final lo que cuenta es el hombre.”

La semana pasada, como cada otoño, los hospicios de Berlín abrieron sus puertas para recibir a curiosos e interesados. Durante siete días se ofrecieron, repartidos por todos los hospicios de la ciudad: charlas, seminarios, talleres, visitas guiadas, etc. con el único objetivo de acercar a las personas el día a día de estos lugares y de sus habitantes.

IMG_2689 Entra en un hospicio→

El adiós de la mantilla negra

“[…] nada es verdad ni es mentira,
todo depende del cristal con que se mira.”
Varios autores

¿Te has imaginado alguna vez tu funeral?

A algunos la sola imagen de este acontecimiento puede resultarles tan inquietante que probablemente tras la primera fracción de segundo ya hayan cambiado de tema. Para otros el cambio de conversación puede retrasarse un poco más, en la medida en que se detienen escrutándote con mirada interrogante. Si eres de los que aún sigue leyendo, de los que aún no quiere cambiar de conversación, te doy la bienvenida a esta entrada en la que intentaré plasmar que existe otra manera de ser despedido.

Descubre cómo despedirte de la mantilla negra→

Rrrrrrrrrrrrrrrrr ronronea el silencio

Aquellos que seguís La Barquita de madera más de cerca habréis notado un trasiego inusual durante las dos últimas semanas… la no actividad.

Que no haya movimiento no significa que no ocurra nada; igual que el hecho de que haya silencio no implica que no haya música. Los musicoterapeutas sabemos esto muy bien y hemos aprendido a hacer del silencio nuestro maestro, nuestro compañero y nuestro aliado. Conocemos la ferviente ebullición que se esconde tras una pausa; la potente vibración que alberga la quietud; la inconmensurable sonoridad de unos labios cerrados. Sabemos que son en esos momentos de silencio en los que trabajamos para reponernos, reequilibrarnos, reordenarnos, rehacernos o renacer. Resulta interesante pensar que todas estas acciones implican un volver a hacer, un partir de algo ya adquirido para reconstruir a partir de ello. Ese es, precisamente, el carácter que tiene la “r”.

Adéntrate en el mundo del silencio →

El silencio está cantando

Todas las habitaciones o cuartos de terapia son diferentes; como diferentes son sus terapeutas. Las hay grandes, pequeñas y diminutas; luminosas y oscuras; extrovertidas y enigmáticas; estudiadas e improvisadas… pero todas guardan algo común: la magia que las habita.

Entra en una habitación de musicoterapia →